Como elegir el espejo decorativo perfecto para tu hogar

A la hora de elegir espejos, los usuarios van a verse decantados por su gusto hacia lo moderno pero también por su desdén por lo clásico. Y por supuesto en la versión contraria para quienes aman los espejos venecianos y detestan los diseños de espejos modernos.

Pero mientras lo que importe es crear una decoración adecuada a los verdaderos sentimientos del usuario para armonizar la estética de su hogar, daría lo mismo contar con unos o con otros, incluso servirse de unos u otros dependiendo en ciertas partes de la casa.

Sin embargo, como no suele ser lo habitual que se decida dar cabida a espejos venecianos en una estancia y en otra algo muy moderno, diremos que tanto los modernos como los más clásicos de estilo veneciano, crean excelentes atmósferas mientras no estén demasiado juntos.

Para clasificar a los espejos modernos solo hay que darse cuenta de que sus formas geométricas y su gusto por las composiciones de formas iguales o distintas, pero en el mismo plano, son la tónica general. Aunque los marcos adoptan también formas caprichosas e incluso desaparecer como detalle decorativo, sin embargo los materiales que emplean cuando sí son parte del diseño, pueden ser variados y muy decisivos en el estilo final.

De esta manera podemos ver espejos modernos con cantos biselados, es decir sin marcos, o espejos cuyo protagonismo absoluto es el marco. Madera, ramas, cuerdas, caucho, latón combinado con cerámica, plástico, cordón trenzado, marcos acolchados o abullonados con tela de diferentes texturas, pintados a mano sobre madera, con objetos fijados a esta superficie, y una ilimitada serie de ideas para decorar marcos.

Porque finalmente el marco permite fijar cualquier otro material decorativo como animales marinos, plumas de ave, hojas secas, botones de colores o adoptar técnicas como el decupage, estucado y otras. Pero también admiten el cuero con remaches o tachuelas y todo tipo de entelados a los que se les puede añadir diferentes acabados y manipulados, ya sea a base de pintar sobre ellas y disponer la tela, pero son espejos artesanos que poco tienen que ver con la fabricación en serie.

Los espejos venecianos no admiten tales trabajos ni modificaciones, ya que en sí mismos presentan una estética clásica difícil de disimular. Como mucho, la técnica del envejecimiento de la madera, si es que son de madera los marcos. Porque se pueden encontrar sencillos, dobles y con formas y tamaños caprichosos, bien sea para colgar en la pared o para reposar sobre el mobiliario.

Estos últimos, de fabricación actual, los encontramos con formas muy elaboradas en la parte que corresponde al marco, también de cristal. Este es el detalle más evidente de que son una recreación de los antiguos venecianos, que ya han quedado en decoración como un estilo reconocible.